martes, 21 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 9 - Fiordos del Oeste, Dynjandi y el mal tiempo

El día bajón del viaje gracias al tiempo. Mira que lo vimos en las previsiones pero aun así fuimos a los fiordos. Los fiordos del oeste es un lugar donde las distancias son largas de un punto a otro y las carreteras están en pésimo estado. A eso le sumas fuerte viento y lluvia y te fastidia la jornada. Si con buen tiempo se puede tardar una hora larga en hacer 60km, imaginaos. Prácticamente no se podía salir del coche y aquello parecía Hraftinusker bajo el huracán. De todos modos el día nos regaló joyas y lo poco compensa el pseudo-encierro.

Por la mañana di un paseo por la zona pantanosa de Reykholar y estuvimos en una piscina geotermal a la orilla del mar. La famosa (Hellulaug) estaba ocupada por turistas con cervezas. Esa piscina si la pillas sin gente es una auténtica experiencia. Fuimos a otra cercana en Flokalundur en la que pudimos disfrutar solos y el paisaje también era muy bonito a la orilla del mar.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

El tiempo nos dejó ver el famoso naufragio de la playa pero nos impidió hacer la ruta por los acantilados, por mucho que quisiéramos era imposible por la niebla, el viento y una lluvia a lo bestia. Vimos en las predicciones que más al norte hacia mejor tiempo y hacía allí fuimos, pasando por un pueblo pesquero para estirar las piernas.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

El punto fuerte, camino al norte, fue la cascada de Dynjandi de 100 metros de altura. Es de las más chulas que hemos visto gracias a que puedes acercarte hasta la base y prácticamente estábamos solos. En el video sale una parte en donde se ve la magnitud de la cascada.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

Al final el tiempo dio tregua y pudimos ver un atardecer precioso con los fiordos de fondo, las ovejitas y los patos además de cruzar al paralelo 66º.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

Mi consejo “A posteriori” es que si veis en las previsiones mal tiempo no vayáis a los fiordos. Haga bueno o malo se traga mucho coche y si encima el mal tiempo no te deja ver el entorno es un poco desquiciante ya que si estas cerca de la carretera numero 1 puedes coger el coche y en un momento huir del mal tiempo, en los fiordos del oeste eso es imposible ya que las carreteras son una auténtica huevera.

Dormimos en Isafjordur en un camping muy apañado a la entrada del pueblo. El pueblo en sí tenía poco la verdad.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

lunes, 20 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 9 - Círculo dorado, Kerid y Glymur

Nos levantamos en el camping de Geysir. A las 6:30 estábamos ya recogiendo tiendas.

La primera parte del día consistió en recorrer los puntos más turísticos de la zona del "círculo dorado". En Islandia hay tantas zonas turísticamente interesantes que, muchas veces, se puede caer en el turismo de "Stop and shoot". O lo que es lo mismo: ir con el coche, parar en un punto, sacar las fotos de rigor y seguir. El peligro de eso es que puedes ver muchas cosas pero pasar más tiempo en el coche que fuera.

El recorrido de parar y disparar de este día fueron cuatro "monumentos" naturales:

El Geysir: Es el más activo del mundo. Lanza un chorro de agua para arriba junto con vapor cada 5/10 minutos. Tenemos suerte de verlo casi solos al ser muy temprano. Se ve que luego se llena de turistas cosa mala.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Catarata de Gullfoss: Una catarata muy bestia que descarga más de 100 metros cúbicos por segundo levantando una nube de agua que cuando te metes dentro parece que llueve.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Crater Kerid: Lago curioso, dentro del cráter de un volcán, con arena rojiza alrededor, una sorpresa ya que no lo esperaba tan bonito.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Grieta de Pingvellir: Una decepción. Vale que la grieta está chula, por lo que supone, pero aquello es un turisteo excesivo donde el entorno está tan modificado que nos vamos de allí a los 10 minutos y dedicamos ese tiempo ganado a estar con unos caballos que había en una carretera cercana muy simpáticos.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Terminado el "stop and shoot" vamos para Glymur. Allí hacemos un trekking muy chulo de 7 km hasta la cascada más alta de Islandia. Un cañón de 200 metros de profundidad que, aunque sea pesado insistir, es igual que Jurassic Park otra vez. Una ruta que merece mucho la pena.

La Rother la califica de difícil pero son unos exagerados, todo porque incluye un vadeo ancho y una cuesta empinada pero para nada es difícil, es más si no te importa mojarte los pies yo diría que es apta para cualquiera. ¡Si tiene hasta cuerdas para agarrarte en las subidas y bajadas! En total poco más de tres horas y la mitad parados viendo el entorno. Lo mejor del día junto con el geyser.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Después del trekking toca un poco de coche ya que para al día siguiente ver los fiordos queríamos dormir cerca por lo que hacemos dos horas y media hasta Reykholar.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

domingo, 19 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

Amanecemos después de pasar una noche de las frías. Fuera, en los aseos, había un termómetro que marcaba -4 grados. La buena noticia es que al menos el cielo estaba despejando.

Hicimos una ruta de 15 km que fue la sorpresa del viaje de lo sorprendente del paisaje. Partimos desde el camping, enclavado en un valle, y ascendimos unos 600 metros bordeando una garganta. Pasamos por riachuelos y cascadas junto con neveros, al llegar a los 700 metros de altitud comenzamos a ver el glaciar de fondo, algunas ovejas que te plantan cara y un par de pequeños lagos.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

El plato fuerte de la etapa es un gran cráter, en el que enfrente descansa el glaciar. Subiendo escuchamos un ruido y mirando al glaciar vimos un bloque de hielo desprenderse. Autentica la imagen pero sobre todo el ruido.

En el borde del glaciar se encuentra la cascada Huldufoss. Para mí la más bonita del viaje con diferencia. Sale directamente del glaciar y cae sobre una lengua de hielo formando un arcoíris en su base. A la izquierda el glaciar al borde del precipicio, en el centro la cascada y a la derecha una enorme lengua glaciar. Es curioso como en Islandia se promocionan muchas cascadas y de esta se dice poco, quizá será porque hay que andar bastante para verla o porque se ve que es de las más jóvenes de Islandia pero es una auténtica preciosidad por la altura y sobre todo el panorama que la rodea.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

A la vuelta seguimos bordeando la lengua viendo las gaviotas sobrevolarla. Una lengua enorme, agrietada y con zonas negras de ceniza.  Pasamos por campos de musgo tan gruesos que te puedes tirar encima como si fuera una cama de lo almohadillado que es. Por momentos se suben y bajan pendientes de las de pensar antes de hacerlo y hace que la ruta tenga cierta dificultad. En total 15 km y más de 6 horas de las que parados son casi la mitad. La ruta es asequible pero no la haría con mal. Es necesario GPS al no haber seguimiento con hitos.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

Abandonando Pakgil seguimos por la carretera N1. El problema después de ver el trekking de Landmannalaugar y el glaciar de Pakgil es que el umbral de sorpresa hacia las cosas sube mucho, por lo que algunas de las cosas más turísticas como Skogafoss, Seljalandfoss o los acantilados de Vik, aun siendo bonitos, te dejan un poco indiferente. Lo más curioso es un avión antiguo estrellado en la playa que de lo raro y fotogénico que es pasamos un buen rato.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

Antes de llegar al camping pasamos por la piscina geotermal natural de Hrunalaug con una casita desde la que sale el agua. El baño es un momentazo de lo caliente que se está y lo bonito del entorno.

Finalmente llegamos al camping del Geyser. Es una zona geotermal con fumarolas y desde la tienda, prestando atención, se oye oía borbotear.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Adrián, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014