sábado, 20 de diciembre de 2014

Gluggagægir - Santa Islandés (21 de Diciembre)

El Gluggagægir o mirón, según la tradición, es un personaje muy astuto. Él merodea alrededor de las ventanas, fijándose en que nadie le vea.

Él siempre está alerta de la pequeñas chucherías que hay dentro de las casas y lo que pueda robar más tarde, cuando todo el mundo esté metido en la cama, profundamente dormidos.

Si un niño lo descubre mirando hacia adentro, Gluggagaegir pone caras de circunstancia que al pequeño le pueden parecer aterradoras.

Gluggagægir - Santa Islandés (21 de Diciembre)

Este muchachito cree que el intercambio justo no es el robo y por tanto dice que lo que él hace es hurtar, hecho perfectamente aceptable y justificado para él ya que dice que deja regalos en los zapatos a cambio. Podemos estar seguros de que él tiene la culpa de la ausencia de esos pequeños objetos que no encontramos en esta época del año por casa.

"Tal vez tendría que esforzarse mucho más hoy en día para asustar a los niños ya que están muy acostumbrados a monstruos y criaturas por todas las películas, series, juegos y videoconsolas".

"Antigüamente no suponía problema curiosear a través de las ventanas de las casas. Pero ahora con los bloques de apartamentos de varias plantas, Gluggagægir ha tenido que adaptarse a los binoculares"

Juan, Islandia24
Diciembre del 2014

viernes, 19 de diciembre de 2014

Bjúgnakrækir - Santa Islandés (20 de Diciembre)

Hoy tenemos a Bjúgnakrækir, el Santa favorito del equipo que hacemos Islandia24 (hay pocas veces que coincidimos en algo la verdad).

En los viejos tiempos, bjúgu (eran salchichas grandes, aproximadamente de seis veces el tamaño de un perrito caliente) se colgaban de las vigas de las casas fuera del alcance de los gatos, perros y niños.

Aunque Bjúgnakrækir, el ladrón de estas salchichas, tiene avanzada edad sigue siendo lo suficientemente ágil como para subir fácilmente hasta las vigas más altas.

Bjúgnakrækir - Santa Islandés (20 de Diciembre)

Pero en estos días las posibilidades de encontrar algo colgado de las vigas de las casas son más bien escasas. Es más probable que encuentre lo que busca envasado al vacío en la nevera.

Todavía es posible encontrar bjúgu en las tiendas, pero el popular perrito caliente de América está tomando rápidamente su lugar.

"Quién sabe, si en los próximos años Bjúgnakrækir incluso podría ser re-bautizado como "el ladrón de los perritos calientes"

"Es fácil imaginar a Bjúgnakrækir dejarse llevar una vez que come esta salchicha, es decir, que de la alegría haga travesuras"

Adrián, Islandia24
Diciembre del 2014

jueves, 18 de diciembre de 2014

Skyrgámur - Santa Islandés (19 de Diciembre)

Para entender a este otro muchachito, primero deberíamos saber que el “skyr” es un producto de uso diario en Islandia, similar al yogurt pero hecho a partir del leche descremada.

Antiguamente el único sabor era el natural proveniente de cuajar directamente la leche. Pero hoy en día los hay de los más variados sabores de frutas.

Skyrgámur - Santa Islandés (19 de Diciembre)

En general, Skyrgámur ha corrido más suerte que la mayoría de sus hermanos, ya que casi siempre se encontraba un montón de skyr en las granjas islandesas. En estos días la mayoría de los frigoríficos domésticos contendrá skyr de cualquier sabor delicioso como pera, melocotón, fresa…

Skyrgámur es conocido por ser un glotón y come skyr hasta que le revientan las costuras de la ropa.

"Grandes barriles de madera han sido diseñados para la producción de skyr de manera artesana. Todas las granjas que tenian uno o más con skyr en diversas etapas de preparación"

Adrián, Islandia24
Diciembre del 2014

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Hurðaskellir - Santa Islandés (18 de Diciembre)

Hurðaskellir o lo que es lo mismo, “el que pega portazos”, es un percusionista frustrado, fuerte y bullicioso. Le gusta arrastrarse al amparo de la oscuridad.

Es tan silencioso como un ratón y muy frecuentemente cierra las puertas tan fuerte como puede, sólo por el gusto de hacerlo.
Hurðaskellir - Santa Islandés (18 de Diciembre)

A menudo va de puerta en puerta, golpeando una a tras otra, parándose sólo para disfrutar de los chirridos y crujidos de las viejas bisagras, sin engrasar.

Esto, como puedes imaginar, no es del todo agradable cuando llega la media noche y se despierta la familia que habita la casa donde este granuja hace de las suyas.

Hurðaskellir es el más jovencito de todos los Santas Islandeses y se toma su misión muy en serio. Es uno de los Santas favoritos de los niños islandeses, muchos imitan a su particular héroe (en deprimento de nosotros sus padres...).

“Es uno de los dos únicos hermanos que no están obsesionados meter algo a sus estómagos”

Juan, Islandia24
Diciembre del 2014

martes, 16 de diciembre de 2014

ISLANDIA: El Sueño de Todo Fotógrafo - Diario de Viaje de Paco Farero

Quizás lo primero sea presentarme, para poneros en antecedentes del porqué de mi visión de la Isla de la luz (y no del hielo como su nombre indica), soy el Farero en las redes sociales, apasionado fotógrafo nocturno que emprendió a finales de septiembre de este año un viaje soñado, miento, un sueño en toda regla, a esta maravillosa tierra indómita, junto con un grupo de locos como yo, dentro del marco de un taller de fotografía que organizábamos mi amigo y socio Iván Sánchez y yo.

Lo segundo que debo explicar posiblemente sea lo de hacer fotos por la noche, si, se puede, es la contestación que les damos a los guardia civiles cuando nos visitan en nuestras salidas nocturnas, y con una ceja levantada y la mano derecha sobre la funda de la pipa, nos preguntan que coño hacemos en mitad del monte a las 2 de la mañana pasando un frío del carajo, y jugando con linternas. Tras 5 minutos de reconciliación acabamos comparando quien la tiene más grande…la linterna. Curioso el mundo nocturno.

Fotografía en Islandia

Al recibir la invitación de los chicos de islandia24 para narrar cual fue mi experiencia en Islandia, dudé el enfoque que debería darle, ya que ellos en su web tienen gran cantidad de información práctica y varios diarios viajeros muy útiles, que yo utilicé en la preparación de nuestro viaje. Y pensé que quizás lo mas interesante era darle un enfoque mas personalizado, ya no solo por mi vivencia personal, si no y mas importante, también como siente y ve esta maravillosa tierra alguien relacionado con el mundo fotográfico, y ese ha sido mi objetivo, espero que os entretenga y sea útil.

La isla de la luz

El principal aliciente que tiene Islandia para los locos noctámbulos como yo, es la posibilidad de disfrutar del baile de las auroras en entornos naturales espectaculares. Los que hayáis viajado allí, sabréis que es mucho mas que eso, sin embargo es su San Benito e irán de la mano juntos. Ahora bien desde el punto de vista fotográfico, Islandia nos ofrece una variedad brutal no solo de paisajes, si no de momentos de luz mágica, el porqué, desde mi humilde opinión responde a dos razones: su meteorología cambiante y el ángulo de elevación del Sol respecto de la Tierra.

Fotografía en Islandia

Hablemos primero de la meteorología islandesa, cuando lees que es cambiante, no piensas que pueda serlo tanto, para que os hagáis una idea, en un mismo día tuvimos un solo radiante sin apenas nubes al despertar, nubes a las 3 horas, lluvia torrencial a las 6, nubes con sol mas tarde, nieve al anochecer y un frío y un viento considerable por la noche. Esto provoca que tengas momentos muy interesantes para tomar fotos, y sobretodo variedad  de ambientes (el que no se consuela es porque no quiere), y la app del tiempo chamuscando de su uso: ¿cuando dejará de llover?

Esto es algo curioso, los islandeses, de igual forma que les pasa a los asiáticos que viven cerca del ecuador, no se interesan mucho sobre el tiempo que va a hacer, ¿Qué mas da si voy a hacer lo mismo?

Fotografía en Islandia

Por otro lado tenemos que el Sol, en primavera y otoño principalmente, nos muestra una luz que hace las delicias de los fotógrafos, una luz mas cálida con un ángulo de incidencia sobre el paisaje muy interesante, ya que no cae a plomo (vertical), si no de forma lateral, resaltando volúmenes y texturas, con crepusculares muy largos, sin las prisas típicas que tenemos en España, por ejemplo, donde esa luz solo dura unos minutillos.

Fotografía en Islandia

Hasta este año no conocía la oscuridad, cierto, al llegar a Madrid y de vuelta a mi casa en la sierra, donde se supone que la contaminación lumínica es baja, me pareció que era casi de día, y eso que no había salido la luna. Tras 7 noches en Islandia, uno se da cuenta de lo que es una noche de verdad, pese haber pasado varias en Pirineos por ejemplo, la luz ambiente no es comparable, este es otro aspecto muy interesante para fotografiar por la noche.

Otro detalle a destacar es la limpieza del aire, y no me refiero solo al tema de la contaminación ambiental, si no de la visibilidad, permitiéndonos realizar tomas con un campo de visión kilométrico, en la imagen siguiente podeis ver a lo que me refiero, un reflejo casi perfecto de las montañas en Stokksnes (ojo la foto tiene truco, ¿cual es el reflejo y cual la realidad?). Notareis al leerme que estoy con el babero puesto, y es que solo recordar las sensaciones vividas allí, me producen un cosquilleo delicioso, como cuando te enamoras.

Fotografía en Islandia

Y hablando de enamorarse, si Islandia tiene un carácter, se me asemeja al de algunas mujeres (como la mía), una tierra maravillosa llena de matices, de luz, y rincones por descubrir, que un día se despierta dulce y cariñosa, y en un instante muestra todo su carácter y personalidad indomable, salvaje y deliciosa al mismo tiempo, porque así es ella.

Autor: Paco Farero
Edición: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Noviembre del 2014