viernes, 15 de marzo de 2019

Estereotipos Sobre Islandia que Son Falsos

Últimamente me doy cuenta que la gente tiene una idea un poco errónea sobre Islandia. Generalmente nos ven como torres rubicundas de gran belleza que comen frailecillos y creen en elfos. Bueno, quizás la parte de la belleza sea cierta, cof. Pero lo otro, bueno a medias. Desde que Islandia se ha vuelto un destino turístico de peso, los estereotipos han empezado a forjarse. Así que vamos a aclarar alguno de ellos.

Pareja de islandeses en trajes tipicos

Mito 1: Islandeses = Vikingos Guerreros


Los mitos vikingos están muy entrelazados con la cultura de los pueblos nórdicos. Ahora, en las series modernas y medios de comunicación, se suelen representar a los vikingos como criminales sedientos de sangre. Estas connotaciones negativas terminan enlazándose con los islandeses modernos. Y no puede alejarse más de la realidad. Los vikingos no se dedicaban solo al pillaje y a arrasar ciudades. Había mucho más que eso.

Los hombres en la tradición nórdica no se limitaban a la violencia y a las guerras. La mayoría de hombres y mujeres se dedicaban a la pesca, a ser herreros, granjeros entre otros oficios. Por eso, ese aspecto guerrero de los vikingos se ha inflado un poco para darle un toque más épico. Nos sentimos muy orgullosos de nuestro origen vikingo pero no nos define como cultura. Los islandeses somos amables y empáticos. No queremos coger barcos e invadir vuestros países mientras asesinamos a quien se cruce por nuestro camino. Lo cierto es que estamos bastante contentos con nuestra pequeña isla atlántica.

Mito 2: Las auroras Boreales se ven todo el año


Lo siento, pero las luces del norte, conocidas como auroras boreales no se ven todo el año. Sé que son preciosas y dejan boquiabierto a más de uno.  Por alguna razón que desconozco, todo el que las ve siente algo que le remueve por dentro. Ahora, son caprichosas como ellas solas. No es que estén encendidas en el cielo como una bombilla con interruptor. Son bastante impredecibles. Mucha gente cree que con coger un vuelo a Keflavik y mirar al cielo ya tendrán el espectáculo asegurado y no, no es así. Sobre todo, aquellos que vienen en verano y se llevan la decepción. Para verlas, se necesitan cielos despejados y oscuridad. Cosa que el sol de medianoche no permite. La mejor época para las auroras boreales es de mediados de septiembre a mediados de marzo.

Mito 3: No necesitas protector solar en Islandia


Tenemos miles de visitantes cada verano deseando capturar imágenes increíbles de los paisajes islandeses. Y ninguno de ellos piensa en traerse un protector solar. Seguramente piensan que como Islandia es una isla con temperaturas frías, no te tienes que preocupar de esas cosas. Ahora, cuando vienes en verano hay sol de medianoche y tienes casi 24 horas de luz solar a la que estarás muy expuesto. La capa de ozono es muy fina en estas latitudes por lo que estarás bastante expuesto a los rayos UVA y UVB. Más de un turista se ha ido con un bonito color salmón a casa. Así que ya sabes, precaución también con la piel.

Mito 4: Los islandeses solo comemos tiburón fermentado y ballenas


Nuestras tradiciones culinarias se basan en la necesidad de subsistir. Se comía lo que había a mano, y la comida es bastante escasa en un entorno tan duro como el nuestro. Por ello, cogíamos lo que teníamos más disponible y eso era pescado. Un montón de pescado. Nuestros platos típicos de antaño no se limitaban al pescado; También solíamos comer tiburones y ballenas regularmente. Ese ya no es el caso, para aquellos que creen que seguimos anclados en eso.

Hakarl o tiburon fermentado islandes

Es cierto que a veces comemos esos platos, se trata más de preservar nuestro patrimonio que del disfrute personal. ¿Has olido el tiburón fermentado? Al igual que tú, se me ocurren miles de cosas mejores que comer antes que eso. Algunos islandeses sí que tienen predilección por esos platos, pero no son la mayoría. De hecho, diría que los turistas son los que más consumen ese tipo de comida.

Mito 5: No hay insectos en Islandia


Siento cargarme vuestras ilusiones de sopetón. No es verdad que no haya insectos en Islandia. El error viene porque mucha gente sabe que no tenemos mosquitos. Y menos mal porque me parecen muy molestos, os los podéis quedar. Ahora, que no haya mosquitos no significa que no tengamos otro tipo de insectos. Solo hace falta conducir para darse cuenta de ello. Después de un viaje por Islandia, la luna del coche va a parecer un cuadro de arte contemporáneo. Mosquitos no, pero de bichos también andamos sobrados.

Mito 6: La mejor época para visitar Islandia es el verano


Islandia encara a día de hoy las repercusiones positivas y negativas del turismo. Personalmente considero que pesan más los aspectos positivos que los negativos. Ahora, si no tomamos medidas podría convertirse en todo lo contrario. El exceso de turismo sucede cuando demasiada gente visita un lugar específico dentro de un pequeño margen de tiempo. El entorno se somete a un estrés nada recomendable. En nuestro caso esto ocurre porque la mayoría de gente prefiere venir a Islandia en verano. La mayoría no es consciente que quizás las mejores fechas para venir son justo después de la temporada alta.

Al llegar a Islandia al final de la temporada alta y al comienzo del otoño, se puede vivir una experiencia islandesa mucho más auténtica. Menos turistas abarrotando las calles, los precios de los alojamientos son más bajos y, en general, disfrutarás de todo con más calma. Si estás a la caza de la aurora boreal, no aparecerán hasta mediados de septiembre, aproximadamente. Al decidir viajar a Islandia en temporada baja, a principios de otoño o incluso a principios de la primavera, ayudas a proteger la fauna y flora de Islandia. Nuestros huéspedes de temporada baja ayudan a disuadir el turismo excesivo que puede destrozar a Islandia tal como la conocemos.

El Pueblo Islandés tiene muchos mitos debido al desconocimiento

Estereotipos Sobre los Islandia que Son Falsos


Ya lo sé, al inicio del articulo me referí a la apariencia física.  No me he olvidado de eso. Es cierto que somos relativamente altos, pero en lo referente al cabello, los hay de todos los colores. Esto se debe a nuestros antepasados ​​celtas y franceses. Los conceptos erróneos parecen expandirse por medio de las redes sociales. Antes de creerse toda esa información errónea, es bueno investigar un poco. Aquí tenemos un entorno y una cultura única, diversa y muy interesante. No te dejes atrapar por los mitos mencionados anteriormente. Y si todo lo demás falla, visítanos para que puedas sacar tus propias conclusiones. ¡Te garantizo que Islandia no te decepcionará!

Johanna, Islandia24
 © Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario