Es bastante probable que el título de este artículo te haya dejado un poco confuso. Lo más normal es encontrar miles de sitios donde te dan razones por las que ir y visitar Islandia. Aquí vamos a darle un poco un giro de tuerca y contarte los efectos secundarios o posibles contraindicaciones que tiene el descubrir el país del fuego y el hielo. Te presentamos unas cuentas razones por las que No deberías visitar Islandia:

Hombre saltando solo en medio de la nada en Islandia, la soledad es una de las cosas que disfrutarás en Islandia

Vas a echar de menos la inmensidad y la soledad:

Quizás para muchos el concepto de soledad es negativo en sí, pero realmente todos necesitamos un tiempo de tranquilidad. Vivimos en tiempos donde estamos constantemente ocupados, con horarios marcados y rutinas estresantes.

Islandia es un país lleno de grandes y solitarios parajes. Naturaleza casi virgen, sin apenas tráfico donde el tiempo parece no avanzar. Cuando vengas a Islandia, al menos en mi experiencia, vas a tener dos sensaciones: la de soledad y la de inmensidad. Cuando te encuentras por carreteras sin ver ni a un vehículo o persona durante horas en medio de impresionantes paisajes, no queda otra más que ponerte modo filosófico y existencialista.  Toda esa paz que se respira hace que tu cuerpo se renueve, tus baterías se carguen y tu mente se sienta más libre y vacía.

Así que el efecto secundario es el anhelar constantemente volver a tener esa sensación que Islandia te ha regalado.

Vas a echar de menos los contrastes:

El propio sobrenombre lo indica: fuego y hielo. Pero no es el único contraste que te encontrarás en la Isla. ¿Qué tal un nieve blanca e impoluta sobre rocas opacas y negras? ¿Un cielo apagado y oscuro con el más colorido y luminoso espectáculo de la aurora boreal? ¿Del frio y ventoso invierno islandés al calor de las agradables aguas geotermales?

Islandia es un país que parece haberse creado para el goce y disfrute de los sentidos. Desde los paisajes más coloridos, intensos y vivos a los panoramas más tenebrosos, grises y lúgubres que te harán sentir como si estuvieras en otro planeta. Lamentablemente, muchos de estos parajes solo se encuentran por estas latitudes, así que no te queda otra que volver a Islandia para poder disfrutarlos de nuevo.

Bloques de hielo azul sobre arena negra, uno de los grandes contrastes de Islandia

Vas a echar de menos su cultura:

Muchos tienen en la mente la idea de que los islandeses son frio y secos, supongo que por ser gente del norte y vivir en climas más fríos que el nuestro. Pero nada más lejos de la realidad. Son un pueblo bastante amable y acogedor que intentarán hacerte sentir como en casa.  Si aparte del paisaje también te adentras un poco en su cultura, tradiciones y costumbres, vs a tener un mundo completamente nuevo ante ti. La cultura islandesa es cautivante en todos los aspectos, desde su aclamada literatura a la música más extravagante y vanguardista de artistas como Björk.

Todo esto lo puedes respirar en ciudades como Reikiavik, donde la cultura está presente en el día a día de la ciudad. Pequeños y acogedores cafés donde leer apasionantes sagas, bares con música en directo y miles de festivales y exposiciones de arte y pintura.

Así que ya sabes, antes de plantarte en Islandia debes leerte este artículo-prospecto y sopesa si realmente aceptas el reto. Si no quieres terminar con nuevas necesidades, efectos adversos, síndrome post-vacacional y totalmente prendado del país, le desaconsejamos este viaje. Las razones por las cuales no deberías viajar a Islandia están claras.

Hombre divisando las auroraas boreales sobre el capó de su coche, una razón para visitar Islandia

Si finalmente decides tomar el riesgo de descubrir este hermoso país y terminas con todos los efectos que hemos mencionado con anterioridad, debe consultar a un médico si empeora o si no mejora después de 30 días. Guiño, guiño ; )

Johanna, Islandia24
 © Todos los derechos reservados