viernes, 24 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 11 - Fin de viaje

Nos despertamos con algo de resaquilla. Como el avión no salía hasta las cuatro aprovechamos para visitar la zona geotérmica de Hengill y la Blue Lagoon.

La zona geotérmica de Hengill es un paseo agradable pero estaba embarradisimo y con el cansancio que llevábamos no hicimos la ruta completa hasta la zona de baños.

De camino al aeropuerto pasamos por la Blue Lagoon pero sin entrar al resort. Antes del resort hay una zona en donde se puede dejar el coche y por la que se puede pasear. Es muy bonita. Puedes disfrutar del paisaje de Blue Lagoon sin pagar los 40 euros y mucho más integrado y natural, aunque cerca de una planta geotérmica y las instalaciones de la Blue Lagoon. Eso sí, no te puedes bañar y el agua ahí estaba fría.

Blue Lagoon - La laguna azul

Un viaje genial que tiene sus más y sus menos. Sus más son claramente el trekking y Pakgil y sus menos el tiempo que hace.

En caso de volver no llevaría un plan cerrado ya que el mal tiempo puede hacerte pasar un día malo. Lo suyo sería mirar la predicción con uno o dos días de antelación y entonces decidir dónde se va aunque toque hacer más coche.

Blue Lagoon - La laguna azul

El otro punto negativo es el que ya he comentado. En 11 noches no hemos tenido ni una sola despejada por lo que encima no hemos podido ver auroras. Con auroras o sin ellas lo bueno es que siempre hay que dejarse algo para volver.

Mi consejo final sería claramente que si se quiere ver bien Islandia visitéis las Highlands y la mejor forma es sin duda el trekking de Landmannalaugar. Es muy asequible y en Julio y Agosto será menos probable pillar mal tiempo. Además de ir a Pakgil, una zona muy poco anunciada, muy cerca en coche de la N1 y con una ruta espectacular.

Muchas gracias por vuestro tiempo y espero que os sirva nuestra experiencia.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

miércoles, 22 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 10 - Fiordos del Oeste, Hvitanes y cerveceo nocturno en Reykjavík

Para la última jornada el tiempo nos dejó ver los fiordos. Demos gracias porque por la tarde otra vez se puso a caer la del pulpo pero al menos nos pilló camino a Reykjavík.

La parte norte de los fiordos parece estar menos habitada aún. Te encuentras dos o tres pueblecitos pequeños que parecen dedicarse exclusivamente a la pesca. Tienen su encanto pero no me explico cómo la gente puede vivir ahí.

En cada pico del fiordo hay miradores desde donde se ve todo el entrante y enfrente la reserva de Hornastradi, la parte inhabitada de Islandia a la que solo se puede acceder en barco. Tiene que estar chulo un viaje de senderismo allí, en verano claro.

focas en Hvitanes

Lo mejor de los fiordos, ese día, fue encontrarnos una colonia de focas en Hvitanes. Mirad como son los Islandeses que al lado de la carretera había una mesa con dos prismáticos para usarlos, dejados ahí a la fe de la buena gente y con una hucha para la voluntad y tarritos de mermelada para comprar por 6€.

focas en Hvitanes

Las focas eran lo mejor. Unas estaban tumbadas en una piedra mientras que otras jugaban en el agua y las más curiosas se acercaban a vernos. Momentazo. Para verlas aseguraros de que haya marea baja porque si no es difícil que se puedan ver.

Caminito a Reykjavik pasamos por el cráter Grabrok, bastante cutre la verdad, y con lluvia constante llegamos hasta la ciudad atravesando un túnel de 6 km que va por debajo del agua.

Ya en Reykjavik tocaba echarse las cervezas "fin de viaje" y encontramos el bar perfecto. Lebowsky Bar. Totalmente ambientado en la película y con happy hour hasta las 19.

Noche Reykjavík

La cerveza fuera de la happy hour salía a 6€ la pinta. Vivir el ambiente nocturno de Islandia tiene su encanto y pasamos un muy buen momento en un bar genial.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Pedro, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

martes, 21 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 9 - Fiordos del Oeste, Dynjandi y el mal tiempo

El día bajón del viaje gracias al tiempo. Mira que lo vimos en las previsiones pero aun así fuimos a los fiordos. Los fiordos del oeste es un lugar donde las distancias son largas de un punto a otro y las carreteras están en pésimo estado. A eso le sumas fuerte viento y lluvia y te fastidia la jornada. Si con buen tiempo se puede tardar una hora larga en hacer 60km, imaginaos. Prácticamente no se podía salir del coche y aquello parecía Hraftinusker bajo el huracán. De todos modos el día nos regaló joyas y lo poco compensa el pseudo-encierro.

Por la mañana di un paseo por la zona pantanosa de Reykholar y estuvimos en una piscina geotermal a la orilla del mar. La famosa (Hellulaug) estaba ocupada por turistas con cervezas. Esa piscina si la pillas sin gente es una auténtica experiencia. Fuimos a otra cercana en Flokalundur en la que pudimos disfrutar solos y el paisaje también era muy bonito a la orilla del mar.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

El tiempo nos dejó ver el famoso naufragio de la playa pero nos impidió hacer la ruta por los acantilados, por mucho que quisiéramos era imposible por la niebla, el viento y una lluvia a lo bestia. Vimos en las predicciones que más al norte hacia mejor tiempo y hacía allí fuimos, pasando por un pueblo pesquero para estirar las piernas.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

El punto fuerte, camino al norte, fue la cascada de Dynjandi de 100 metros de altura. Es de las más chulas que hemos visto gracias a que puedes acercarte hasta la base y prácticamente estábamos solos. En el video sale una parte en donde se ve la magnitud de la cascada.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

Al final el tiempo dio tregua y pudimos ver un atardecer precioso con los fiordos de fondo, las ovejitas y los patos además de cruzar al paralelo 66º.

Fiordos del Oeste, Dynjandi

Mi consejo “A posteriori” es que si veis en las previsiones mal tiempo no vayáis a los fiordos. Haga bueno o malo se traga mucho coche y si encima el mal tiempo no te deja ver el entorno es un poco desquiciante ya que si estas cerca de la carretera numero 1 puedes coger el coche y en un momento huir del mal tiempo, en los fiordos del oeste eso es imposible ya que las carreteras son una auténtica huevera.

Dormimos en Isafjordur en un camping muy apañado a la entrada del pueblo. El pueblo en sí tenía poco la verdad.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

lunes, 20 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 9 - Círculo dorado, Kerid y Glymur

Nos levantamos en el camping de Geysir. A las 6:30 estábamos ya recogiendo tiendas.

La primera parte del día consistió en recorrer los puntos más turísticos de la zona del "círculo dorado". En Islandia hay tantas zonas turísticamente interesantes que, muchas veces, se puede caer en el turismo de "Stop and shoot". O lo que es lo mismo: ir con el coche, parar en un punto, sacar las fotos de rigor y seguir. El peligro de eso es que puedes ver muchas cosas pero pasar más tiempo en el coche que fuera.

El recorrido de parar y disparar de este día fueron cuatro "monumentos" naturales:

El Geysir: Es el más activo del mundo. Lanza un chorro de agua para arriba junto con vapor cada 5/10 minutos. Tenemos suerte de verlo casi solos al ser muy temprano. Se ve que luego se llena de turistas cosa mala.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Catarata de Gullfoss: Una catarata muy bestia que descarga más de 100 metros cúbicos por segundo levantando una nube de agua que cuando te metes dentro parece que llueve.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Crater Kerid: Lago curioso, dentro del cráter de un volcán, con arena rojiza alrededor, una sorpresa ya que no lo esperaba tan bonito.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Grieta de Pingvellir: Una decepción. Vale que la grieta está chula, por lo que supone, pero aquello es un turisteo excesivo donde el entorno está tan modificado que nos vamos de allí a los 10 minutos y dedicamos ese tiempo ganado a estar con unos caballos que había en una carretera cercana muy simpáticos.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Terminado el "stop and shoot" vamos para Glymur. Allí hacemos un trekking muy chulo de 7 km hasta la cascada más alta de Islandia. Un cañón de 200 metros de profundidad que, aunque sea pesado insistir, es igual que Jurassic Park otra vez. Una ruta que merece mucho la pena.

La Rother la califica de difícil pero son unos exagerados, todo porque incluye un vadeo ancho y una cuesta empinada pero para nada es difícil, es más si no te importa mojarte los pies yo diría que es apta para cualquiera. ¡Si tiene hasta cuerdas para agarrarte en las subidas y bajadas! En total poco más de tres horas y la mitad parados viendo el entorno. Lo mejor del día junto con el geyser.

Diario de Viaje en Islandia - Kerid y Cascada Glymur

Después del trekking toca un poco de coche ya que para al día siguiente ver los fiordos queríamos dormir cerca por lo que hacemos dos horas y media hasta Reykholar.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

domingo, 19 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

Amanecemos después de pasar una noche de las frías. Fuera, en los aseos, había un termómetro que marcaba -4 grados. La buena noticia es que al menos el cielo estaba despejando.

Hicimos una ruta de 15 km que fue la sorpresa del viaje de lo sorprendente del paisaje. Partimos desde el camping, enclavado en un valle, y ascendimos unos 600 metros bordeando una garganta. Pasamos por riachuelos y cascadas junto con neveros, al llegar a los 700 metros de altitud comenzamos a ver el glaciar de fondo, algunas ovejas que te plantan cara y un par de pequeños lagos.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

El plato fuerte de la etapa es un gran cráter, en el que enfrente descansa el glaciar. Subiendo escuchamos un ruido y mirando al glaciar vimos un bloque de hielo desprenderse. Autentica la imagen pero sobre todo el ruido.

En el borde del glaciar se encuentra la cascada Huldufoss. Para mí la más bonita del viaje con diferencia. Sale directamente del glaciar y cae sobre una lengua de hielo formando un arcoíris en su base. A la izquierda el glaciar al borde del precipicio, en el centro la cascada y a la derecha una enorme lengua glaciar. Es curioso como en Islandia se promocionan muchas cascadas y de esta se dice poco, quizá será porque hay que andar bastante para verla o porque se ve que es de las más jóvenes de Islandia pero es una auténtica preciosidad por la altura y sobre todo el panorama que la rodea.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

A la vuelta seguimos bordeando la lengua viendo las gaviotas sobrevolarla. Una lengua enorme, agrietada y con zonas negras de ceniza.  Pasamos por campos de musgo tan gruesos que te puedes tirar encima como si fuera una cama de lo almohadillado que es. Por momentos se suben y bajan pendientes de las de pensar antes de hacerlo y hace que la ruta tenga cierta dificultad. En total 15 km y más de 6 horas de las que parados son casi la mitad. La ruta es asequible pero no la haría con mal. Es necesario GPS al no haber seguimiento con hitos.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

Abandonando Pakgil seguimos por la carretera N1. El problema después de ver el trekking de Landmannalaugar y el glaciar de Pakgil es que el umbral de sorpresa hacia las cosas sube mucho, por lo que algunas de las cosas más turísticas como Skogafoss, Seljalandfoss o los acantilados de Vik, aun siendo bonitos, te dejan un poco indiferente. Lo más curioso es un avión antiguo estrellado en la playa que de lo raro y fotogénico que es pasamos un buen rato.

Diario de Viaje en Islandia - Día 8 - Pakgil

Antes de llegar al camping pasamos por la piscina geotermal natural de Hrunalaug con una casita desde la que sale el agua. El baño es un momentazo de lo caliente que se está y lo bonito del entorno.

Finalmente llegamos al camping del Geyser. Es una zona geotermal con fumarolas y desde la tienda, prestando atención, se oye oía borbotear.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Adrián, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

sábado, 18 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 7 - De Jokursarlon hasta Pakgil

A las 6:30 estábamos ya despiertos porque el escenario lo merecía. Salir de la tienda y encontrarte la laguna es una experiencia de camping única. Decir que acampamos en el mismo parking, no hay restricciones y el suelo está bien para hacerlo.

Diario de Viaje en Islandia - Jokursarlon hasta Pakgil

La primera impresión es que la laguna es más pequeña de lo que parece en las fotos pero es una estampa totalmente polar y genial. Un glaciar al fondo sobre un lago en el que se encuentran témpanos de hielo flotando mientras las focas se asoman para ver a los turistas. La laguna desemboca en la playa en donde se ve los témpanos en la orilla del mar y otros que van bajando para sumarse. Lo mejor del día sin duda. Pasamos un rato genial tirando fotos y viendo el entorno.

Después de la laguna principal visitamos su vecina Fjallsarlon. Esta laguna merece también mucho la visita. Es más pequeña pero tiene la lengua glacial mucho más cerca y está más poblada de témpanos aunque más pequeños.

Diario de Viaje en Islandia - Jokursarlon hasta Pakgil

Después de esto vamos al parque de Skaftafell. Antes paramos en la única estación de servicio y aprovechamos para comprar comida. Yo me compre unas cosas que se llamaban “Delicias de Skaftafell” o “Fjallalamb” que era como salchichón de oveja que a mí me gustó mucho.

El problema de visitar Skaftafell después del trekking es que parece poca cosa. Es bonito pero exceptuando la cascada característica, el entorno está muy modificado para el turista y masificado. Aún así la ruta de 6 km a mí me gustó, aunque la opinión no era compartida, después de la famosa cascada se puede continuar hacia un mirador donde no hay tantos turistas y las vistas son preciosas. Es cierto que hicimos la ruta de 6 km más turística y sencilla que hay, estoy seguro que en Skaftafell habrá más de una ruta ajena a masificaciones y espectaculares.

Después de esto hacemos una rutilla por un cañón, cerca de Vik, sacado de la tierra media. El nombre es imposible de escribir “Fjaðrárgljúfur”. Para mi es una visita obligada incluso por delante de Skaftafell (Por lo menos de lo que nosotros vimos). Nos quitó el sabor agridulce, ya que se vuelve a ver un fenómeno natural a lo bruto y la rutilla son unos dos kilómetros muy cómodos.

Diario de Viaje en Islandia - Jokursarlon hasta Pakgil

Nos dirigimos al camping de Pakgil. Es un valle que parece sacado de Jurassic Park de nuevo se accede por una carretera que se adentra subiendo montañas que ofrecen paisajes enormes con una isla de piedra y el océano de fondo. Al llegar a Pakgil a las 17, dejamos para el día siguiente la ruta y descansamos en el camping.

Diario de Viaje en Islandia - Jokursarlon hasta Pakgil

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

viernes, 17 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 6 - Emstrur – Posmork

Una noche bastante fría en la tienda de campaña. Como tenemos que coger, en Posmork, el bus de las 14:30 a Reykjavik, nos levantamos a las 5:30 y poco a poco vamos recogiendo la tienda con más pereza que otra cosa.

Etapa final del trekking. Esta etapa no ha sido tan salvaje como las anteriores. Comienza bordeando el cañón que visitamos ayer y continua por un valle enorme (Y enorme son muchos kilómetros) muy "tierra media" dominado por una montaña con forma de escarabajo pelotero total. Según perdemos altitud se va viendo más flores, vegetación, pajarillos y, por primera vez, insectos y árboles.

Emstrur – Posmork

El paisaje está dominado constantemente por dos glaciares, uno de los cuales es el famoso volcán del 2010, al que nos dirigimos para terminar el trekking en su falda. En esta etapa toca el vadeo más ancho y es el punto donde te ves a la gente super apurada buscando el sitio más fácil para pasar aún a sabiendas de que te vas a mojar pero bien. Nosotros, ya con confianza, lo cruzamos sin muchos remilgos.

Emstrur – Posmork

Después del vadeo la ruta se interna por un bosque que parece que no debería estar ahí de los pocos árboles que hay en Islandia. Va abriéndose a un valle donde se encuentra el final y nos muestra un paisaje muy Jurassic Park.

El fin de etapa es en Posmork y la verdad que da pena terminarlo. Han sido, según GPS, 70 km de los más impactantes que he visto y que difícilmente se olvidaran, los repetía hoy mismo. Una experiencia 100% recomendable sobre aviso de que el tiempo puede hacértelas pasar muy mal aunque no haya huracán.

Como ideas generales decir que no es un trekking difícil, la mayor dificultad reside en el tiempo. Que te pille niebla toda la jornada o un viento muy molesto con lluvia puede hacer que tengas verdaderos problemas. No quiero imaginar que hubiera pasado si la tormenta nos pilla en media etapa a falta de 5/6 kilómetros para llegar. Puede ser bastante peligroso y con mucho riesgo a desorientarte si no llevas GPS. Destacar las tres primeras jornadas, para mí son lo más impresionante de todo el viaje.

Al finalizar nos metemos en el bus lleno de senderistas. El bus es un todoterreno que va vadeando ríos en los que cualquier coche normal se iría corriente abajo. Bordeamos el glaciar viendo como desde lo alto caen cascadas que dan lugar a los ríos que vadeamos hasta que cogemos la carretera que nos deja en Reykjavik.

Al llegar, recogemos nuestro 4x4 y conducimos hasta Jokursarlon. Es una paliza de viaje pero queríamos hacerlo así para poder continuar el viaje de este a oeste. La empresa con la que alquilamos el coche es “Reykjavík Cars” por recomendación de Islandia24 y no contratamos ningún seguro. No tuvimos ningún problema ni con el coche ni con la empresa. Repetiría seguro con ellos si volviera.

Llegamos a la laguna glaciar a las 2 de la madrugada y sin ver nada de nuestro entorno acampamos con el gusanillo de cómo sería lo que nos rodea al despertar.

Hoy el cielo estuvo despejado un momento de noche y pudimos ver lo que parecía una aurora boreal pero tan leve que hubo discusión de si lo era o no. Fue el único momento de todo el viaje en el que el cielo despejó de noche por lo que nos quedamos sin ver auroras. ¡11 noches y 11 noches nubladas, Islandia!

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Pedro, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

jueves, 16 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 5 - Alftavatn - Emstrur

Amanece el mejor día de todos. Y arrancamos a las 8 de la mañana. Hemos dormido medio bien con la orquesta filarmónica de París al menos con los tapones tampoco me enteraba de mucho.

Al salir solo llevamos un kilómetro y nos toca vadear un río. Hoy vadeamos dos. El primero es pequeño pero en el segundo nos tenemos que quitar los pantalones para cruzar ya que el agua llega por encima de la rodilla. La verdad que el agua pica pero tampoco es tan exagerado, yo creo que el agua de Silfra era más fría aunque serán parecidas al ser todas glaciares.

Ruta Islandia Alftavatn - Emstrur

Hoy nos encontramos con dos tipos de paisajes. El primero es todo ceniza llena de musgo verde con montañas cónicas y cascadas. Las ovejitas a su aire y solo falta Heidi. Poco a poco el paisaje va perdiendo el verde y se convierte en una cosa impresionante.

Una llanura enorme de ceniza volcánica negra salteada con rocas volcánicas que hace que parezca auténticamente la luna. La ceniza es tan negra y hay tan poca vegetación que no se lo reciente que será. Al fondo se ven montañas y glaciares que cuando sale el sol son muy agradecidos para las fotos.

Ruta Islandia Alftavatn - Emstrur

Caminamos 8/9 kilómetros por paisaje lunar donde vemos una cascada de las potentes y valles rodeados de montañas donde se vuelve a ver musgo. Para mí, el paisaje lunar de esta jornada es con creces de lo más sobrecogedor que he visto.

Ruta Islandia Alftavatn - Emstrur

El camino nos deja en Emstrur donde acampamos al lado de un riachuelo con un perro de lo más simpático que se llama Bronco.

Ponemos las tiendas y hacemos una ruta por el cañón. Un cañón enorme para el que merece la pena hacer la ruta para verlo ya que al día siguiente la ruta no brinda las vistas del cañón que se pueden ver si se va específicamente hasta él y tampoco es una ruta complicada, serán 5 kilómetros o así.

Ruta Islandia Alftavatn - Emstrur

¡Un día de diez!

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

miércoles, 15 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 4 - Hrafntinnusker - Alftavatn

Nos despertamos a las 7 y la tormenta parecía haber disminuido bastante. El guarda nos dice que si queremos andar que sea ya. Fuera llueve y hace viento pero comparado con lo del día anterior es primavera.

Alguna gente abandona al ver que aún hay tormenta y vuelven para Landmannalaugar (Sobre todo los que no van con la equipación adecuada). A nosotros nos han dicho que se puede andar y así hacemos.

El tiempo al principio fue malo. Andamos entre lenguas de glaciares subiendo y bajando valles de pequeños ríos. Una cosa sacada de otro mundo. Si Marte tuviera agua sería así.

Diario de Viaje en Islandia - Hrafntinnusker - Alftavatn

El tiempo mejoró conforme bajamos de altitud y finalmente nos dejó disfrutar de una jornada preciosa.

Al principio continuaba el paisaje típico que intercala montañas marrones de riolita con zonas negras de ceniza. Pasamos una zona llena de cuevas de hielo, en la que casi salgo loco con las fotos, y zonas de fumarolas con charcos de agua hirviendo y una cascada muy cuca y bien crecida con lo que había caído.

El plato fuerte de la jornada es lo que llaman el balcón de Alftavatn. Es una vista, desde lo alto, de todo un valle de tierra negra conquistada por musgo verde y un lago muy chulo con su ovejitas y tal. A la orilla del lago es donde está el refugio y donde termina la etapa. (Si no hubiéramos cambiado de planes habríamos continuado hasta Emstrur y la verdad que hubiera sido una paliza).

Diario de Viaje en Islandia - Hrafntinnusker - Alftavatn

Tres kilómetros antes de llegar al refugio, vadeamos un rio quitándonos las botas y remangándonos los pantalones con el agua que parecía que los pies se iban a romper pero soportable al fin y al cabo pasado los primeros segundos.

Diario de Viaje en Islandia - Hrafntinnusker - Alftavatn

Al llegar al refugio pensamos en acampar pero el viento soplaba fuerte y el suelo estaba bastante encharcado por lo que decidimos meternos al refugio. Nos dimos el lujo de una ducha de agua caliente que supo a gloria y dimos un paseo por el lago. El refugio está muchísimo mejor que el anterior, aunque estaba lleno y nos tocó dormir con 10 franceses...

Diario de Viaje en Islandia - Hrafntinnusker - Alftavatn

Después de lo mal que lo pasamos el día anterior este día fue único.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editor: Juan, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

martes, 14 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 3 - Cristobal

Durante la noche se oía la tormenta como si estuviera empeñada en arrancar el refugio del suelo. Nos despertamos a las 6 y la tormenta seguía siendo enorme, lluvia y hielo cayendo de forma horizontal con ráfagas de aire que hacen que el refugio temblara constantemente. Nadie podía salir del refugio y el guarda no lo aconsejaba como es lógico. El guarda diciendo que al medio día se podría andar… Al llegar el medio día vuelve a sonar el Walkie del guardia y viene la mala noticia: El tiempo es cada vez peor y hasta mañana no va a dar descanso.

Aquí una foto del refugio del infierno antes del huracán.

Diario de Viaje en Islandia

Total que toca pasar la jornada tercera integra en el refugio (Al menos esa noche no nos la cobran). Vientos de 100 km/h, el refugio temblando, la lluvia de momentos de abajo hacia arriba, los guardas diciendo que salir fuera era completamente irresponsable.

Momentos de bajón tras recibir la noticia de que hasta el día siguiente no podríamos andar. Reestructuramos el plan y pasamos el tiempo como podemos. El plan inicial era llegar hasta Skogar pero con el día muerto decidimos terminar en Posmork, hacer dos etapas de 30 kilómetros no nos dejaría disfrutar del trekking y preferíamos ir tranquilos.

En el refugio el ambiente, al menos, era bueno. La gente leía, hablaba y cuando el guarda recibía noticias por el walkie se hacía un corro a su alrededor esperando nuevas noticias, los guardas estaban también fastidiados porque era su último día de trabajo y ese día se iban ya a sus casas, andando hasta Landmannalaugar, se tuvieron que quedar también. La gente del refugio hizo comida comunitaria y de vez en cuando salíamos a vivir el temporal en la cara.

Al salir fuera, el viento era tan fuerte que dejándote caer te sostenía, las gotas de agua eran como piedras y el frío se clavaba en el alma. Todo contrastando con dos fumarolas a la puerta del refugio rodeadas de hielo y sin parar de expulsar vapor de agua. La verdad que aunque lo pasamos mal fue una experiencia, el fin del mundo totalmente.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editores: Juan & Pedro, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014

lunes, 13 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 2 - Landmannalaugar – Hrafntinnusker

Nos levantamos temprano por la mañana y a las 7:30 cogemos el Bus a Landanmannalaugar. El bus es un autobús todo terreno, alto y con ruedas grandes, la compañía es Etrex y se coge en la oficina de turismo que hay en el centro de la ciudad.

El trayecto dura poco más de cuatro horas pero para nada pesadas, en cuanto se sale de la carretera principal el paisaje empieza a ser espectacular. Son todo campos de lava en donde un musgo verde, con todas las tonalidades, contrasta con el negro. Pasamos al lado del Hekla (uno de los volcanes más activos) y ahí cogemos la pista exclusiva de 4x4. El paisaje se vuelve aún más auténtico. Montañas negras, verdes y rojas rodeadas de campos de lava en donde las lenguas petrificadas se diferencian perfectamente y las rocas tienen formas imposibles. El bus tiene que vadear 3 ríos y la gente mientras en el bus con los ojos como platos y sonrisa de mona lisa.

Diario de Viaje en Islandia - Landmannalaugar – Hrafntinnusker

Llegamos a Lanmannalaugar y  aquello en serio que es exagerado. Un parking lleno de 4x4 enormes y el entorno de ensueño. Las famosas montañas de riolita y una piscina geotermal natural humeando.

Vamos primero a la caseta de registro. Le comentamos que tenemos pensado acampar esa noche y nos dicen que ni se nos ocurra. Supuestamente por la noche viene los restos de un huracán tropical llamado Cristobal y se espera a "very very big storm" con rachas de viento de más de 100km/h. Total, reservamos para el refugio haciendo caso y empezamos a andar con la mosca detrás de la oreja.

Diario de Viaje en Islandia - Landmannalaugar – Hrafntinnusker

La primera etapa es alucinante. Quizá penséis que exagero pero para nada. Andas por lenguas de lava, montañas de riolita, un valle enorme con ovejas pastando, una zona con fumarolas (no una o dos, muchas fumarolas), te encuentras cuevas de hielo, atraviesas una lengua glaciar, un campo de obsidiana... Un locurón! Una batería de la cámara agotada y es que mires a donde mires es un fotón.

Diario de Viaje en Islandia - Landmannalaugar – Hrafntinnusker

Un kilómetro antes de llegar al refugio un memorial de un chico de 24 años, fallecido allí hace diez años en junio, nos recuerda de que aunque el trekking no conlleva gran exigencia física, el tiempo puede hacer que sea algo difícil y por lo tanto hay que guardarle respeto, ir preparado físicamente y con la equipación adecuada, un gps por si te sorprende niebla y seguir las instrucciones de los guardias de los refugios. En una etapa posterior volveríamos a encontrarnos con otro memorial por lo que no es tontería.

En total andamos 13,5 kilómetros en lo que sería una de las etapas cortas. El cansancio no fue muy grande y la mochila se llevó bien.

El tiempo no molestó durante la etapa pero al llegar al refugio de Hrafntinnusker comenzó a soplar bien el viento. El refugio es muy cutre y con los aseos sucísimos; una cabaña alargada con colchones en el suelo y 40 personas dentro y encima sin cobertura.

Diario de Viaje en Islandia - Landmannalaugar – Hrafntinnusker

Descansamos, cenamos y caemos rotos mientras fuera empieza a escucharse la llegada de Cristobal...

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editores: Juan & Pedro, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014


domingo, 12 de octubre de 2014

Diario de Viaje en Islandia - Día 1 - Buceo y paseo por Reykjavík

Llegamos a Reykjavik a las 3 de la madrugada. Hasta las 6 esperando el bus en el aeropuerto y ya a las 7 dejando las maletas en hotel. Algo cansados pero con la ilusión de comenzar el viaje.

Buceo Silfra y paseo por Reykjavík

Este día, el plato fuerte era bucear en Silfra. El buceo en Silfra es algo que desde hace ya tiempo me llamaba la atención. Ya cuando empecé a bucear en el centro de buceo al que iba había un gran cartel, de publicidad, en el que se mostraba un buzo en una especie de cañón en unas aguas hipercristalinas. Pues bien, aquello era Islandia y exactamente Silfra. Os dejo un video que he hecho de la experiencia para que os hagáis una idea del espectáculo.


Islandia es el único  sitio del mundo en donde la división entre dos placas continentales se muestra en la superficie. Lo bueno de eso es que hay huecos entre ambas placas continentales que están llenos de agua de los glaciares, un agua que se considera de las más cristalinas del mundo llegando a tener una visibilidad de más de 120 metros... Las aguas son frías por lo que es buceo con traje seco. Se mantienen durante todo el año a una temperatura constante de 3-4 grados. Un buceo de contraluces y formaciones de lava donde la vida casi es inexistente y solo se ven unos dos o tres tipos de alga y con suerte alguna trucha ártica.

A las 9 nos recogía Ramsey de Magmadive y nos llevaba a bucear a Silfra. Elegimos Magmadive y para mí fue un éxito de elección. El buceo allí es carísimo. A la hora de elegir y buscar siempre se ve la publicidad de dos empresas principalmente. El problema es que suelen organizar las inmersiones en  grupos y vas a bucear con muchísima gente a la vez. En cambio Magmadive, por 20 euros más que el resto, el buceo es personalizado y solo buceas tú con el guía. Ese plus no tiene precio, además de que te recoge en un 4x4 que es una pasada. El guía, David Ramsey, es bastante agradable y aunque no sepas mucho ingles hace por comunicarse contigo sin hacerse pesado.

Buceo Silfra y paseo por Reykjavík

Lo más importante es que el equipo está en muy buenas condiciones. Equipo principalmente marca Hollis. Los trajes secos en perfectas condiciones, no nos entró agua a ninguno de los dos y son de buena calidad con manguitos y cuellos de silicona. La rata no echaba nada de mal olor y completamente seca. Se bucea con botella de 12 litros y ala.

El buceo es una experiencia buenísima. Del frio, la cara y las manos se resienten, sobre todo los labios por eso las inmersiones no suelen durar más de 30 minutos. La inmersión es genial, aguas cristalinas como una piscina, formaciones de lava y la famosa grieta enorme, pudimos ver incluso una de las truchas árticas. La primera inmersión duró unos 35 minutos y se recorre la grieta entera. La grieta tiene tres partes. La primera es la parte más estrecha de la grieta, la segunda la llaman la catedral y es un ensanchamiento de la grieta y la tercera es un lago de poca profundidad que parece una autentica piscina.

La segunda inmersión duró 20 minutos y consistió en bajar a 20 metros de profundidad en la parte estrecha de la grieta. Esta inmersión es más sobrecogedora y hay partes donde se ven túneles con unos contraluces geniales.

Buceo Silfra y paseo por Reykjavík

Al terminar el buceo volvimos a Reykjavik a la que dedicamos la tarde para ver. La verdad que es bonita pero tampoco tiene mucho: una escultura, la catedral, el puesto de perritos donde Clinton se tomó un perrito y una calle comercial.

Buceo Silfra y paseo por Reykjavík

Aún así es un agradable paseo pero poca cosa para ser una capital. Con todo lo que llevábamos toca descansar.

Autor: Daniel Daniel Aniorte Martinez
Editores: Juan & Adrián, Islandia24
© 2014 por Islandia24, Octubre del 2014