lunes, 21 de mayo de 2018

Ley Seca en Islandia ¿Por qué se Prohibió el Consumo de Cerveza?

Para todos aquellos que hayáis ido o estéis aún por ir a Islandia, descubriréis que la cerveza está muy presente en la vida social islandesa. La vida nocturna de Reikiavik ha ido paulatinamente ganando fama y seguidores. Sus clubs de ocio nocturno y el ambiente en fin de semana no serían comparables si la cerveza no estuviera en su oferta. Quizás actualmente nos parece totalmente normal que esta bebida esté presente en nuestras vidas, pero no siempre fue así en la historia de Islandia.

Barriles de cerveza que solían ocultarse en la época de prohibición de la cerveza en Islandia

Esta bebida alcohólica ha formado parte de la cultura, no solo en occidente ya que, según los historiadores, esta fue creada por los egipcios y sumerios. Es una de las bebidas más antiguas y parece haberse desarrollado junto con el pan sobre el 10.000 A.C. El resultado que se obtiene de la fermentación de la cebada y el lúpulo es una bebida de sabor amargo y que puede variar de tonalidad, desde la más clara a la más oscura. 

En el caso concreto de los islandeses, esta llegó a la isla en la época de la colonización por parte de los noruegos. La producción propia y la creación de cervecerías en Islandia se hizo casi imposible ya que el terreno no era del todo adecuado para cultivar cebada. Así que la mayor parte del producto era importado de países como Noruega o Dinamarca, lugares donde esta bebida formaba parte de su cultura y del día a día.

No fue hasta principios del siglo XX donde la visión sobre la cerveza cambiaría radicalmente, hasta el punto en el que directamente se prohibió en Islandia. Pero, ¿por qué? Bien, la razón para esta prohibición no es solo una sino varias.  Socialmente, empezó a crecer un movimiento activista en contra del consumo de bebidas alcohólicas llamado “Movimiento por la templanza”. Estas ideas no solo tuvieron calado en Islandia, sino que también fue extensivo al mundo anglosajón. Esta doctrina estaba basada en principios religiosos y morales y que relacionaba el consumo de alcohol con comportamientos poco adecuados y que desencadenan problemas como el alcoholismo y la violencia doméstica.

Bar con multiples opciones de cerveza, bebida que se prohibió en Islandia durante decadas

Aparte del aspecto social y moral, también hubo razones políticas. Fue sobre la misma época cuando Islandia, entonces bajo el mandato de la corona danesa, empezó a desarrollar un movimiento pro independencia. La falta de interés por las necesidades de los islandeses, el desarrollo de una sociedad cada vez más hegemónica y con conciencia de nación, fueron alimentando dichos alzamientos. Por aquel entonces, la cerveza era también una bebida que formaba parte de la vida de los daneses, y como comentábamos antes, debido al tipo de suelo islandés, la bebida solía ser importada desde noruega o Dinamarca. Beber cerveza empezó entonces a asociarse como algo perteneciente a los daneses y una opción nada patriótica para los islandeses.

En 1908, se realizó un referéndum donde se aprobaría la prohibición de importar alcohol con un 61% de los votos a favor. Pronto, los ánimos caldeados en pro de la prohibición empezarían a tibiarse. Tras una disputa con España y Portugal, en la que la industria del bacalao salado islandés saldría amenazada por no importar vinos de dichos países, la norma se hizo algo más laxa y se levantó la prohibición de forma parcial sobre 1921. Finalmente sería en 1989 cuando se levantaría del todo la prohibición.

Como podéis ver, fueron unos cuantos años en los que Islandia vivió bajo la prohibición de bebidas alcohólicas y en específico, de la cerveza. ¿Significa esto que los islandeses vivieron durante mucho tiempo sin ella? Nada más lejos de la realidad… como dice el dicho, hecha la ley, hecha la trampa.

Vasos de cerveza en la mesa, bebida que estuvo prohibida en Islandia de forma total


Cuando la prohibición era total, existían contrabandistas de bebidas alcohólicas. Y cundo la prohibición era parcial y sobre una cantidad concreta de grados de alcohol, los islandeses de las ingeniaban para conseguir cerveza tanto importada o directamente creando cervecerías clandestinas. Producían cervezas con una graduación de alcohol dentro de los límites legales y después le agregaban Brennevin, alcohol destilado típicamente escandinavo procedente de las patatas.

Todo esto afectó a la conducta de los islandeses con respecto a las bebidas alcohólicas. Después de levantar la prohibición, la sociedad islandesa dejó atrás el consumo común de bebidas de alta graduación y se hicieron, anecdóticamente, más comunes el vino y la cerveza. A día de hoy se vende el doble de cerveza en Islandia que de cualquier otra bebida alcohólica.

No es difícil encontrar cervecerías artesanales por las calles de Reikiavik, tampoco pubs especializados en cervezas tanto locales como internaciones. Y aunque el precio de la cerveza sigue siendo bastante alto (unos 8-9€ por cerveza local y unos 9-15€ por la importada) siempre puedes acudir a los bares de Reikiavik en la tan ansiada “hora feliz”. Puedes descargarte la App de Appy hour que te indicara donde y cuando hay descuentos en cervezas en Reikiavik.

Johanna, Islandia24
 © Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario