martes, 28 de marzo de 2017

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

Exuberantes fiordos, la belleza evocadora de sus cumbres volcánicas, dramáticos acantilados, vastas playas de arena dorada y senderos de lava volcánica conforman, a lo largo de 100km, el inimitable paisaje de la Península de Snæfellsnes.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

Conocida también como “la Islandia en miniatura” debido al amplio número de características particulares de Islandia que podemos encontrar a lo largo y ancho del territorio, alberga el tan conocido volcán Snæfellsjökull, uno de los emblemas del país. Con una altura de 1446m y un glaciar en su cumbre, supone la elevación más pronunciada de la península.

Aquí te dejamos una serie de consejos sobre los lugares de la península que no te puedes perder:

Lugares que no te puedes perder en la Península de Snæfellsnes

1. Las columnas de basalto de Gerduberg

Te impresionará esta increíble pared conformada por bellas columnas de basalto, dispuestas de forma geométrica al borde de los precipicios. Localización, 46km desde Bogarnes hasta la península de Snæfellsnes (carretera 54).

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

2. Arnarstapi

Arnarstapi o Stapi es un pequeño pueblo de pescadores ubicado a los pies del monte Stapafell, entre el pueblo de Hellnar y las granjas del área de Breiðavík, en la zona sur de Snæfellsnes, Islandia. Arnarstapi fue en su día, un importante centro de comercio, mucho más habitado de lo que se encuentra hoy en día.

Un sendero muy interesante, cuyos pasos recorren la línea de costa, te llevará hasta antiguas zonas de pescadores, donde cientos de aves, tales como gaviotas, charranes árticos o fulmares boreales vuelan a través campos de lava. Si te decides por un tour guiado, tendrás la ocasión de escuchar alguna que otra historia de fantasmas.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

Arnarstapi es el mejor lugar desde el que organizar una salida a la corona glacial. Los tours en moto de nieve en el glaciar los lleva la empresa Snjófell. Localización: zona sur de la península de Snæfellsnes, a 119km de Bogarnes (Carretera 574).

3. Gatklettur – Arco de roca

Gatklettur es un acantilado con forma de arco circular. Este arco manifiesta cómo las diferentes olas han ido modelando la piedra a lo largo de los años mediante patrones en forma de espiral. La magnífica flora y fauna que rodea el lugar hace de este paraje un imprescindible a la hora de visitar Snæfellsnes. Localización: cerca de Arnarstapi, al sureste del glaciar Snæfellsjökull (carretera 574).

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

4. Parque Nacional Snæfellsjökull

Este parque se inauguró el 28 de junio de 2001 y desde entonces, ha sido uno de los parques más visitados en Islandia. Considerado por muchos como la joya del oeste de Islandia, Snæfellsjökull es el volcán más famoso de toda la isla.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

Snæfellsjökull un volcán activo, el punto de partida de la historia de Julio Verne, Viaje al Centro de la Tierra. Muchos aseguran que este glaciar es uno de los siete puntos de energía principales de la tierra, y su misticismo no pasa desapercibido para nadie. Indiscutiblemente, la atracción principal del Parque Nacional.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

Son comunes las excursiones al interior del glaciar, cuyo punto de inicio es Arnarstapi, en el sur. Las magníficas vistas desde la cima se extienden hasta la península de Reykjanes en la zona sur, y hasta los Fiordos del Oeste en la zona norte, así como a través las montañas de Snæfellsnes hacia el este.

Desde aquí se pueden vislumbrar algunos puntos importantes de la zona como por ejemplo Reikiavik, a 180km (por la carretera 570).

5. Djupalonssandur y Dritvik

Djupalonssandur es una bellísima playa de guijarros que reúne una interesante colección de piedras de formas curiosas emergidas del océano.

Es una de las pocas zonas que fluye hasta el mar, a lo largo de esta costa rodeada de dramáticos acantilados. Estate atento, ya que la zona es famosa entre otras cosas, ¡por sus historias de fantasmas! Ubicación: Al sur del glaciar Snæfellsnes, a 10km de Hellnar (carretera 574).

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

6. Ytri Tunga

La playa cercana a la granja abandonada de Ytri Tunga es conocida por su colonia de focas. Estos amigables animales, igualmente curiosos, se tumban en las rocas cercanas a esta arenosa playa. En algunas ocasiones tendrás que ser un poco paciente y aguardar para poder verlas.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

La mejor época del año para poder ver focas son los meses de junio y julio. Disfruta de las impresionantes vistas que tendrás desde el glaciar Snaefellsjökull. Ubicación: Lado sur de la península de Snaefellsnes, en la carretera 54, 15 antes del Hotel Budir.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

7. Cueva de Vatnshellir

Sigue el camino formado por el curso de lava dentro de la cueva de 8000 años de antigüedad ubicada en el Parque Nacional Snaefellsjökull para llegar hasta Vatnshellir. Todos los visitantes deben ir equipados con linterna y casco. Muy accesible para la mayoría. Recomendamos vestir ropa de abrigo, botas de montaña y guantes.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

En verano, las rutas de 45 minutos se realizan a diario, entre las 10.00h y las 16.00h. Durante los meses de invierno, se ofrece este recorrido bajo petición expresa, para grupos de más de 12 participantes. Precio para adultos: 2.000 ISK.

8. Isla de Flatey

Flatey significa “isla llana”. Las antiguas casas, tiendas y almacenes construidos en esta isla, reflejan el optimismo y ansias de desarrollo de esta comunidad alrededor del año 1900. En otros tiempos, esta isla fue un punto de confluencia tanto para la pesca de la zona, como para el comercio del área de Breidafjordur. Incluso los comerciantes de la Liga Hanseática de Alemania establecieron un punto de comercio aquí.

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

El primer comerciante islandés de la zona recibió su licencia temporal el 1589 y, en 1777, Flatey recibió un contrato de fletamento como ciudad. El Flateyjarbok (el Libro de Flatey), uno de los manuscritos más importantes e impresionantes sobre las antiguas sagas islandesas se conservó aquí durante la edad media. Una reproducción del original se encuentra disponible en la biblioteca de la isla (la más antigua de Islandia, construida en 1864, durante el apogeo de la próspera Flatey).

La Península de Snæfellsnes: una mini-Islandia a un paso de Reikiavik

La iglesia de Flatey data del año 1926. Los frescos del ábside los realizaron Kristjana y Baltasar Samper, basándose en los paisajes locales y en los oficios tradicionales. Flatey ha servido de inspiración a muchos artistas, y la película “The Bridgeroom” (Brudguminn) de Baltasar Kormákur, se filmó en Flatey en 2007.

Alejandro, Islandia24
© 2017 por Islandia24

No hay comentarios:

Publicar un comentario