viernes, 25 de marzo de 2016

Islandia, País de Helados

Islandia no es famosa solo por sus glaciares Snæfellsjökull, Vatnajökull u otros muchos, sino también por sus helados. En cualquier época del año o condiciones climatológicas, los locales necesitan grandes cantidades de helado de varios tipos para atender a la demanda. Las heladerías son los únicos lugares en los que podrás encontrar una cola un viernes noche a las 22.00. Más abajo dispones de una breve relación de los mejores lugares de Islandia para disfrutar de un buen helado.

Islandia, País de Helados

Ísbúð Vesturbæjar, en el distrito homónimo, está considerada por muchos como la mejor heladería de Reykjavik. Ofrece helados con base de leche, entre los que puedes escoger hasta tres sabores diferentes para un mismo helado: desde chocolate o fresa, hasta arándanos, por nombrar algunos. El delicioso resultado tiene el nombre de Þeyttingur. También puedes encontrar una amplia selección de helados tradicionales, como helado de vainilla cubierto de un glaseado de chocolate llamado “payaso” especialmente pensado para los niños, helado con salsa de chocolate caliente (o frío), helado con licor (muy popular en Islandia) y muchos más.

Islandia, País de Helados

Otras heladerías reconocidas que puedes encontrar en Reykjavik son Yoyo, famosa por sus yogures helados, y Valdís, famosa por sus sabores originales, por ejemplo, cacahuete.

Islandia, País de Helados

Brynja Akureyri, heladería localizada en la ciudad vieja, se posiciona como una de las mejores de Islandia. Pero sé cauteloso, un helado de tamaño “medio” para los islandeses, ¡es tamaño “gigante” para los extranjeros”… En el centro de Akureyri puedes encontrar también un puesto ambulante llamado Geislagata, además de algunas cafeterías que también ofrecen postres helados y helados servidos en cono (í brauði) o tarrinas (í kassi).

Islandia, País de Helados

También podrás encontrar helados en todas las gasolineras o kioskos (sjóppur) del país. Algunas granjas también hacen helados artesanales, como Holtsel en Eyjafjörður, Erpsstaðir en la península de Snaefellsnes, Efstidalur cerca del círculo de oro y Brunhóll, cerca del Vatnajökull. Brunhóll llama a sus helados Jöklaís, cuya traducción es “pequeños glaciares”. Ísbílinn es un pequeño camión que abastece a todos aquellos que viven en el campo de helado. Durante el verano, Ísbílinn (traducido como el coche de los helados) para en todos los pueblos, mientras anuncia su presencia con un hilo musical sobre el que habla el heladero. Durante el invierno, estas furgonetas de helado únicamente ofrecen su producto en un pequeño radio.

Islandia, País de Helados

Marta, Islandia24
© 2016 por Islandia24

lunes, 14 de marzo de 2016

La península de los Trolls

La península de Tröllaskagi se encuentra situada en el norte de Islandia, localizada entre los fiordos de Eyjafjörður y Skagafjörður. Si llegas desde Reikiavik por la carretera número uno podrás alcanzarla atravesando el estrecho paso de Öxnadalsheiði, peligroso durante los meses de invierno.

La península de los Trolls

La península Tröllaskagi se presenta repleta de montañas, profundos valles y algunos glaciares, Kerling es la montaña más alta de la península, alcanzando una altura total de 1538 metros. Esta península ha sido fácilmente accesible desde los años 70 pero realmente ha comenzado a hacerse popular hace poco, gracias a sus tesoros naturales y pequeños pueblos típicos islandeses, además de los múltiples lugares de los que dispone para hacer senderismo, y su exuberante belleza.

La península de los Trolls

La primera parada de este viaje será en el pueblo de Hofsós que alberga unos 200 habitantes y muy popular gracias a sus magníficas vistas desde su piscina pública. Posteriormente podrás visitar Hólar, una antigua ec diócesis de Islandia; a día de hoy Hólar es un pequeño pueblo lleno de vida, gracias a su universidad, donde es posible formarse en acuicultura, biología marina, estudios ecuestres o turismo, sin duda una gran oferta académica para un pequeño pueblo de 100 habitantes.

La península de los Trolls

Si continúas el recorrido por la carretera 76, podrás disfrutar del encantador pueblo llamado Siglufjörður. Entre los años 40 y 50 la población llegó a alcanzar los 3000 habitantes la cual prosperó gracias a la industria pesquera, particularmente gracias a la pesca del arenque.

A día de hoy, la población ronda los 1200 habitantes que viven de la pesca y el creciente sector turístico. El acceso hasta Siglufjörður era bastante complicado, ya que únicamente se podía llegar a través de una pequeña carretera de montaña accesible durante los meses de verano. Posteriormente, se abrió una nueva carretera proveniente del oeste, que por fin permitió el acceso a este pequeño pueblo durante todo el año.

La península de los Trolls

En 2010, el pueblo se comunicó mediante un túnel hasta Ólafsfjörður, lo que permitió por fin convertirlo en un lugar plenamente accesible y comunicado con sus localidades vecinas. La carretera entre Siglufjörður y Dalvík es conocida por sus dos túneles de sentido único, una intrépida aventura para aquellos que busquen emociones.

Ólafsfjörður y Dalvík son dos pequeños pueblos cuya actividad económica recae sobre industria pesquera. Dalvík se ha hecho famoso por albergar de forma anual el Festival del Pescado, Fiskidagurinn Mikli, que se celebra durante el mes de agosto. Hasta un total de 30.000 personas suelen asistir al evento (el 10% de la población islandesa lo hace).  Las tres localidades convecinas, Siglufjörður, Ólafsfjörður y Dalvik ofrecen divertidas actividades de ocio como senderismo, esquí y excursiones marítimas o de montaña.

La península de los Trolls

Desde Árskógssandur podrás tomar el barco que te llevará hasta la isla de Hrísey, además en Árskógssandur podrás disfrutar de la cerveza artesana de la pequeña fábrica Kaldi. Hauganes es un conocido punto de avistamiento de ballenas, aunque también podrás verlas desde Hjalteyri si eres afortunado. Hjalteyri alberga una increíble cantidad de actividades artísticas, ofreciendo exhibiciones a lo largo del año a pesar de aparentar ser una localidad muy tranquila.

Ya al final de la península, llegarás a la ciudad de Akureyri, conocida como la Capital del Norte. Además, en el pueblo de Hrafnagil podrás encontrar la “Casa de Papá Noel”, además de un festival de artesanía durante el mes de agosto de cada año.

La península de los Trolls

Marta, Islandia24
© 2016 por Islandia24

martes, 8 de marzo de 2016

El lago Mývatn en Bicicleta

En verano, la bicicleta es el mejor medio para viajar en el entorno del lago Mývatn, al norte de Islandia. La naturaleza del lago es tan impresionantemente hermosa que hará de este viaje una experiencia inolvidable. Aquí tienes nuestra guía para que puedas descubrir este lugar con tu bicicleta.

Podremos alquilar una bicicleta en el camping Hlíð ferðaþjónusta, hike and Bike, o también cerca del hotel Reynihlið (cascos y candados incluídos). Empezaremos la ruta en Reykjahlið, continuando hasta Husavik y girando a la izquierda antes de acceder a la carretera 85. Nos encontraremos al noroeste del lago, listos para empezar nuestro viaje a lo largo de la carretera circular que rodea el lago Mývatn.

El lago Mývatn en Bicicleta

La primera parada alrededor del Mývatn será en Fuglasafn Sigurgeirs (el museo de las aves de Sigurgeir), emplazado cerca de Ytri-Neslönd. Esta área es conocida por la variedad de especies que anidan aquí cada verano. El Flugasafn abrió en 2008, y aún hoy sigue creciendo. No te pierdas su edificio dedicado al arte de la pesca.

Si te apetece una caminata o algo de escalada, puedes hacer una parada y acercarte a la montaña Vindbelgjarfjall (a 529 metros sobre el nivel del mar). Te llevará cerca de una hora a pie llegar a la cima de la montaña, aunque sin duda valdrá la pena. Disfruta de la espectacular variedad de paisajes desde la cumbre.

El lago Mývatn en Bicicleta

Siguiendo con la etapa, llegaremos a un cruce en el río Laxa, en el que principalmente encontrarás granjas y puntos de observación de aves. Una vez ahí, podremos admirar los pseudo-crateres Skútustaðagígar. Estos cráteres nos parecerán a simple vista cráteres volcánicos “reales”, pero tienen una particularidad. Skútustaðagígar está formado por el calor que irradia del subsuelo. Estas altas temperaturas subterráneas son provocadas por las erupciones volcánicas que tienen lugar en la región.

Unos kilómetros más adelante llegaremos al paraíso verde Höfði –uno de los pocos lugares alrededor del lago Mývatn donde podremos caminar por un entorno vegetal de jardines, árboles y musgo. Frente a Höfði disfrutaremos de las vistas de la península de Kalfaströnd, también un enclave perfecto como observatorio de aves.

El lago Mývatn en Bicicleta

Dimmuborgir es probablemente uno de las atracciones más impresionantes de Mývatn. Hablamos de un lugar donde las formaciones volcánicas se transformaron en impresionantes columnas, estatuas y esculturas. En Dimmuborgir podrás disfrutar de la experiencia de caminar a través de un campo de lava formado hace 2300 años, con caminos bien señalizados que harán que te orientes con facilidad.

Hverfjall (o Hverfell según algunos), es un volcán que apareció hace 2500 años tras la erupción de Krafla, situado un poco más al este. Un camino nos llevará a la cumbre del cráter, donde disfrutaremos de unas increíbles vistas.

El lago Mývatn en Bicicleta

Una parada para café y tarta es casi imprescindible en Vogafjós, una granja que también hace las veces de hotel y restaurante. Aquí podremos degustar las especialidades de la cocina local, bien como almuerzo o como cena, al tiempo que contemplamos las vacas de pastoreo de la zona – siempre que no estén en el interior siendo ordeñadas. ¡No dejes pasar la oportunidad de acariciar a los pequeños terneros!

Aunque no lo creas, al final de la etapa habrás caminado 36 kilómetros alrededor del lago Mývatn. Habrá valido la pena ¡Un buen entrenamiento! Así que, por qué no terminar tu viaje con un baño de agua caliente en la piscina natural Grjótagjá, o dar un rodeo hasta Jardbodin, la “laguna azul” del norte.

El lago Mývatn en Bicicleta

Fran, Islandia24
© 2016 por Islandia24

viernes, 4 de marzo de 2016

Viajes Islandia: 10 días en Septiembre - Diario de Viaje de José Colás

Viajar a Islandia es una experiencia única e irrepetible que enamora. Hace un mes que volvimos de allí y ya estoy deseando volver. Casi un año estuvimos planeando el viaje mi novia Cristina y yo, un año de mirar cientos de páginas, mapas, guías y sin duda Islandia24 fue uno de los lugares en que más información pudimos encontrar para nuestro viaje. Finalmente fue un viaje de 10 días entre el 9 y el 18 de Septiembre por la Ring Road, a lo que añadimos la península de Snaefellsness, y para ello elegimos alquilar una campervan, lo que fue todo un acierto ya que te da mucha libertad de horarios y sale más económico que dormir en hostales, granjas, etc.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Dormimos en varios campings o en parquings junto a cascadas como Skogafoss, Hraunfossar o el lago Jokulsarlon y una noche alquilamos una cabaña preciosa en la bahía de Husavik (muy recomendable). El tiempo fue lluvioso los primeros y el último día, pero aún así pudimos ver prácticamente todo lo previsto, excepto la excursión a Landmannalaugar, así tenemos excusa para volver…

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

El primer día visitamos el Círculo Dorado, el bonito crater de Kerið (2€ de entrada) y la intención era llegar a ver la cascada de Haifoss, pero el tiempo se echó encima y no pudimos verla. Thingvellir, el geiser Strokkur y Gulfoss, que forman el círculo Dorado, son una apuesta segura, con bastantes visitantes que quitan un poco de encanto a los lugares, pero no dejan de ser impresionantes.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Al día siguiente fuimos hasta la gran cascada de Skogafoss, pasando por Seljalandsfoss y otras cascadas menos conocidas, pero igual de bonitas. Por la Ring Road te vas encontrando cascadas “sorpresa” y miles de paisajes volcánicos impresionantes que obligan a ir haciendo paradas, así que hay que calcular el tiempo, sumándole un par de horas al día si quieres ir sacando todo el jugo a lo que se ve desde ella.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Al tercer día hicimos el muy recomendable trekking por el glaciar Solheimajokull, nuestra primera experiencia con crampones y en un lugar increíble en el que pudimos ver cómo están retrocediendo los glaciares a marchas forzadas en los últimos años.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

En éste y los siguientes días fuimos parando por las magníficas playas de Vik, las impactantes llanuras volcánicas entre Vik y Skaftafell en las que te das cuenta de la grandiosidad del paisaje islandés y lugares increíbles como la garganta de Fjaðrárgljúfur.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

La visita a Skaftafell fue rápida por el mal tiempo que no nos permitió ver, por ejemplo, la espectacular cascada de Svartifoss como hubiéramos querido, así que ése es otro asunto pendiente. Tras Skaftafell, y ya con buen tiempo, llegamos a los lagos glaciares de Fjallsarlon y Jokulsarlon, sin duda, el lugar que más me gustó de lo que ví en Islandia. Los icebergs crujiendo con cientos de aves y algunas focas alrededor, los colores del hielo al atardecer y amanecer, la playa negra junto al lago… nada en ese lugar tiene desperdicio.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Y la noche que pasamos allí pudimos disfrutar del mayor espectáculo de la naturaleza que han visto mis ojos, una aurora boreal espectacular (también la veríamos un poco en Husavik y bastante intensa en Hraunfossar) Además de las auroras, en las mismas fotografías se puede ver la luz del volcán fisural de Holuhraun junto al Bardarbunga, que nos tuvo en vilo por si podríamos realizar el viaje varias semanas antes de ir.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

El planning de los siguientes 2 días fue visita rápida a Hofn, fiordos del Este adentrándonos por la Ring Road para llegar a la cascada de Hengifoss, noche en Seydisfjordur y paliza de coche por paisajes desérticos inhóspitos, pero muy llamativos hasta llegar a Dettifoss en el gran cañón que forma el río Jökulsá á Fjöllum. Este río era el que mayor peligro presentaba de inundaciones debidas al volcán activo así que había que estar atento al móvil, ya que como nos dijeron los de la empresa de alquiler de la furgoneta, de haber peligro nos llegaría un sms al móvil avisándonos para evacuar la zona, por suerte no hubo ningún problema, eso sí, la pista hasta llegar allí que elegimos, la 864, no la recomiendo para turismos y furgonetas, fue un calvario de 50 km que se hicieron eternos.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Esa misma tarde visitamos el cráter del Krafla y la zona de sulfataras de Hverir, donde olía muy muy mal, pero las fumarolas y el paisaje marciano hacía que mereciera mucho la pena una visita.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Tras un baño relajante en Myvatn Nature Baths (recomendable) y hacer noche en un camping cercano, al día siguiente dimos la vuelta al lago Myvatn que tiene infinidad de atractivos como la zona de Dimmuborgir, los pseudocráteres o uno de los pocos bosques de Islandia.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Por la tarde hicimos el avistamiento de ballenas a bordo de un barco en la bahía de Husavik. Las malas condiciones meteorológicas nos impidieron ver a los cetáceos así que nos invitaron a volver al día siguiente gratis y así lo hicimos, con más suerte esta vez. Repetir el avistamiento de ballenas nos hizo perder tiempo así que fuimos directos hasta las bonitas cascadas de Hraunfossar, al otro lado casi de la isla, donde hicimos noche. En ese trayecto sólo hicimos parada en Akureyri y en un par de iglesias llamativas, una con el típico tejado de turba y otra con forma de volcán, pero la verdad, es la zona de Islandia que menos nos gustó. Una foto de Hraunfossar, otro de esos lugares sorprendentes y únicos de Islandia.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

El penúltimo día lo dedicamos a la península de Snaefellsness que tiene muchos atractivos como la zona costera de Arnastapi, el volcán de “viaje al centro de la tierra” Snaefellsjokull o uno de mis lugares favoritos de Islandia, donde pasamos la última noche, el monte Kirkjufell y su cascada anexa Kirkjufoss, toda una maravilla.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

El último día íbamos a hacer la excursión a la cascada de Glymur pero el mal tiempo nos lo impidió así que nos recorrimos Reykjavik y ahí se acabó este maravilloso viaje que os recomiendo encarecidamente a cualquiera que le guste, al menos un poco, la naturaleza. Nosotros repetiremos, seguro.

Viajes Islandia: 10 días en Islandia - Viajar en Septiembre

Autor: José Colás
Edición: Juan, Islandia24
© 2016 por Islandia24