martes, 31 de mayo de 2016

Una visita a Seyðisfjörður

La ciudad de Seyðisfjörður está situada en el fiordo del mismo nombre, al este de Islandia. Fundada por un pescador noruego en 1895, esta pequeña población es conocida por sus casas de madera de estilo noruego, que son residencia de sus 700 habitantes, dedicados principalmente a la pesca y al turismo. Seyðisfjörður también es el principal puerto de ferry, con conexiones a Dinamarca.

Seyðisfjörður es famosa por la cantidad de hermosas cascadas que proliferan en el río Fjarðará y que pueden ser admiradas cuando accedes desde Egilsstadir por la carretera 93.

Una visita a Seyðisfjörður

Seyðisfjörður sobre todo es popular por su comunidad artística, cada vez más relevante. El Centro de Artes Visuales Skaftfell ofrece exposiciones y conferencias, a la vez que sirve de residencia para artistas que desean hacer estancias prolongadas.

Una visita a Seyðisfjörður

El festival LungA, que tiene lugar todos los años en el mes de Julio, reúne artistas tanto de Islandia como del resto del mundo para celebrar la creatividad por medio de actuaciones y conciertos.

Una visita a Seyðisfjörður

El festival LungA comenzó a celebrarse en el año 2000, y en 2010 se estableció una escuela con el mismo nombre, con la misión de promover el desarrollo personal en distintas actividades artísticas. El programa de la escuela consta de 12 semanas de descubrimiento y enseñanza del arte. Si estás interesado en desarrollar tu vena artística hay multitud de oportunidades en Seyðisfjörður, tanto para estancias de larga como de corta duración.

Una visita a Seyðisfjörður

Seyðisfjörður es también conocida por una ingeniosa instalación artística, Tvísöngur, realizada por el artista berlinés Lukas Kühne, que puede ser vista a veinte minutos de distancia a pie desde la fábrica de pescado Brimberg. Tvísöngur es un conjunto de cinco grandes cúpulas de piedra que rinden tributo a los cinco tonos armónicos que componen la música tradicional islandesa. Una vez dentro de la instalación, el visitante puede contemplar cada cúpula como un instrumento musical, dado que cuando el viento sopla a través de la instalación se generan sonidos con una resonancia distinta según la cúpula. El resultado final es una composición musical que contiene los cinco tonos armónicos.

Una visita a Seyðisfjörður

La visita a la ciudad quedaría incompleta si no pasáramos por Bláa Kirkjan, la pequeña iglesia azul de Seyðisfjörður. Además de por pintoresca y encantadora, la iglesia es conocida por el Blue Church Summer Concert Series. Desde 1998, los vecinos organizan cada miércoles por la tarde un concierto en la iglesia, aproximadamente desde el 1 de Julio hasta el 12 de agosto. Puedes escuchar todo tipo de música en esta serie de conciertos, desde blues a folk, pasando por el jazz o la música clásica, todo ello en un ambiente cálido y relajante.

Una visita a Seyðisfjörður

El arte no es la única atracción de Seyðisfjörður. Según la estación del año se podrá elegir entre distintas actividades al aire libre (buceo, parapente, esquí, golf, kayak, senderismo,…). Si prefieres el ocio a cubierto, puedes visitar el museo tecnológico de la central eléctrica Fjardasel.

Una visita a Seyðisfjörður

La reserva natural de Skálanes se encuentra a sólo veinte kilómetros de Seyðisfjörður. Es propiedad de Ólafur Pétursson y su familia, quienes también la dirigen junto a un equipo integrado por personas de diferentes países. El personal de Skálanes trabaja para conseguir una reserva natural más sostenible a través de la agricultura y de otras actividades, tales como la fabricación de edredones, la producción de cerveza o la elaboración de miel.

Una visita a Seyðisfjörður

Francisco, Islandia24

No hay comentarios:

Publicar un comentario