miércoles, 1 de mayo de 2013

El sistema educativo en Islandia

Al ser uno de los países más ricos y menos corruptos de todo el mundo, Islandia, por necesidad, ha de disponer de uno de los mejores y más exquisitos sistemas educativos de todo el mundo, bien sea porque en un país con poca población la burocracia en las reformas educativas se simplifica a la mínima expresión, bien sea porque son mucho más técnicos y eficientes que nosotros a la hora de diseñar, implementar y ejecutar la enseñanza.

El sistema educativo islandés se divide en cuatro niveles:

-Pre-escolar, que comprende la escolarización de los niños hasta los 6 años de edad.
-Obligatoria, que abarca las edades de 6 a 16 años.
-Secundaria, que va desde los 16 hasta los 20 años.
-Educación superior, desde los 20 años en adelante.


El pilar básico del sistema educativo islandés es igualdad de oportunidades para todos, independientemente de los diversos condicionantes sociales, económicos y culturales que tengan los candidatos. Además, el sistema educativo islandés es prácticamente público, existiendo un número muy reducido de instituciones privadas que, en cualquier caso, reciben fondos públicos para la formación del alumnado.

En el primer nivel, los niños menores de seis años son preparados para asimilar la enseñanza obligatoria, es decir, la fase siguiente. Hay una clara orientación tecnológica de esta enseñanza, dándoles a conocer lo que son los ordenadores y la tecnología, elementos parejos a la sociedad islandesa. Incluso, a valerse por si mismos, rasgo distintivo de las sociedades nórdicas, tanto la islandesa como la del resto de países nórdicos.


En un país diminuto, en constante cambio, el diseño y la implementación de la educación obligatoria se realiza en base a las necesidades prácticamente coyunturales de la sociedad. Quiero decir con esto que, por ejemplo, ya se imparte el alemán como importante herramienta que permita a los futuros pupilos del mercado laboral islandés optar a puestos de trabajo en empresas que tengan relación comercial con Alemania que, en Islandia, son mayoría dados los fuertes vínculos comerciales (incluso culturales) existentes entre ambos países. Es por ello que la tecnología juega en este nivel educativo un papel importante.

Bien es cierto que en un país pequeño como es Islandia, las reformas del sistema educativo pueden realizarse rápidamente, ajustando los contenidos y estructura a las necesidades cambiantes de nuestras sociedades, circunstancia ésta que otorga una gran ventaja comparativa con cualquier otro sistema educativo, como pueda ser el español, aunque mejor será que dejemos el caso español, por caótico y desastroso.

Durante la fase de secundaria, los alumnos son preparados para conectar los contenidos educativos con la realidad social, incentivando a la especialización y a la vida independiente y laboral de cada uno de los alumnos.


Por fin, el último escalón educativo para los islandeses comienza no antes de los 20 años y supone la entrada en la universidad. A estas edades, es normal que los islandeses ya vivan independientes, funcionando con ayudas estatales y con trabajos de verano o temporales, combinando estudios y trabajo, circunstancia muy común en Islandia. Nótese aquí que la edad de emancipación de un nórdico es bestialmente menor a la de un individuo del sur de Europa.

Llegados a este punto, es interesante mencionar que las competencias educativas respecto de los dos primeros niveles pertenecen a las municipalidades, mientras que las de los niveles tercero y cuarto son negocio estatal. En cualquier caso, todo el entramado educativo es supervisado por el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia.

Interesante también mencionar que los materiales didácticos que utilizan los alumnos, independientemente del nivel en que se encuentren, son proporcionados por el Centro Nacional para Materiales Educativos. Además, existe otro instituto, el Instituto Educativo Examinatorio, que realiza las pruebas examinatorias así como las comparaciones de los resultados con otros sistemas educativos europeos. Algo así como un espía que transmite las diferencias de los resultados al Ministerio de Educación, encargado de los contenidos educativos de los dos últimos niveles; y a las respectivas municipalidades.

Cada colegio de tercer nivel dispone de una junta directiva de cinco personas, tres nombradas por el Ministerio de Educación y las otras dos por la respectiva municipalidad. Representantes de los profesores y alumnos no tienen derecho a voto, si bien están invitados como observadores en cada una de las juntas directivas celebradas. La junta directiva se encarga de ejecutar el presupuesto asignado por el Ministerio, de dar énfasis en ciertos contenidos en los que consideren se precisa tal empresa y transmitir sugerencias al Ministerio a fin de mejorar los puntos débiles que se detecten en los contenidos educativos.


El organigrama del sistema universitario es un tanto más complejo, aunque depende de una forma más amplia del Ministerio.

Respecto de los dos primeros niveles educativos, hasta los 16 años, como ya se ha mencionado dependen de las administraciones locales quienes supervisan la ejecución presupuestaria, proveen de psicólogos (psicólogos buenos, los que son desecho de tienta no tienen cabida aquí…) a los centros y del funcionamiento general del centro. En el segundo nivel, el islandés es la asignatura que más tiempo ocupa a los alumnos, con casi una de cada cinco horas de enseñanza, seguido de cerca por las matemáticas y las ciencicas naturales (en el siguiente cuadro).

El curso escolar comienza entre el 15 y el 25 de Agosto, comprendiendo nueve meses, concluyendo entre el 31 de Mayo y el 10 de Junio.

Se suelen aceptar niños de un año de edad en adelante, aunque en ocasiones se aceptan, incluso, de menos de un año. Se les suele impartir un mínimo de 4 horas diarias, y no más de 9. Todos los centros están obligados a disponer de profesorado especial si existieran alumnos que así lo requirieran, por discapacidades temporales o permanentes. Existen asociaciones de padres, si bien no inciden en el devenir educativo de los centros.


Especial énfasis, como ya se ha citado, se da al acceso de los alumnos a las nuevas tecnologías comunicativas y de la información. En un país como Islandia, apartado geográficamente de su continente y con una estructura económica simple, internet se ha convertido en el vehículo comunicativo por excelencia. La informática está a la orden del día, como reflejan las cifras de ordenadores por cada 100 habitantes. Así, el Ministerio aprobó un plan en 2001 en el que las tecnologías pasaban a ocupar una parte importante de los contenidos educativos de los centros islandeses.

No deja de ser sugestivo el análisis del capítulo del modelo de financiación educativa. Las municipalidades asumen el coste de construcción y mantenimiento de los centros mientras que los padres de alumnos en el primer nivel educativo (hasta 6 años) pagan una matrícula. Costean sobre el 20 % ó 30 % del total anual de su hijo. En el segundo nivel educativo, el obligatorio, tanto materiales, libros de texto como matrícula del alumnado es totalmente gratuito, siendo asumido este coste por parte del Ministerio.

En los últimos años, el peso del gasto en educación sobre el Producto Interior Bruto ha ido aumentando, en parte por las necesidades presupuestarias de los nuevos requerimientos educativos, en parte por el aumento de la población islandesa.


En el tercer estadio educativo, el 60 % del coste de construcción y mantenimiento de los centros lo asume el Ministerio mientras que el 40 % restante corresponde a la municipalidad, mientras que los materiales y demás son costeados parte por el Ministerio, parte por el alumnado. El sistema universitario, por su parte (cuarto nivel educativo), cobra matrículas del alumnado, mientras que los escasos centros privados, por lo visto, cobran únicamente por las clases privadas impartidas.

También es interesante mencionar que las leyes islandesas obligan a que el mínimo de espacio en las aulas sea de unos 6,5 metros cuadrados por alumno, mientras que en el exterior del colegio, tendrá que haber un mínimo de 30 metros cuadrados de patio y otros. En el capítulo de profesorado, los del primer nivel han de completar tres años de formación, mientras que para el resto de niveles la cosa varía, no siendo nunca inferior a 5 años de formación.

La mayor universidad del país es la Universidad de Islandia. Se divide en 11 facultades: Humanidades, Economía, Ingeniería, Derecho, Medicina, Farmacia, Enfermería, Ciencias Naturales, Odontología, Ciencias Sociales y Teología.

Islandia24
Mayo del 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario